El granito se forma en lo profundo, en el manto de la tierra a temperaturas extremadamente altas, y es una piedra muy dura, resistente hecha de minerales cristalizados. El Mármol comienza como sedimentos – esqueletos de animales y conchas, restos vegetales, limo – en la parte inferior de los cuerpos de agua. Después de millones de años esta se solidifica (lithifies) en piedra. Debido a que su componente principal es el calcio, puede verse afectado por ácidos tales como el vinagre y bebidas cítricas.

Para diferencia el mármol del granito, basta con aplicar una gota de ácido en un lugar poco visible (si sale espuma es mármol y si no, granito) o intentar rayarlo con una llave (el granito no se altera, mientras que el mármol puede arañarse).

El mármol es un carbonato de calcio, mientras que el granito es una granodeorita horblendica.
El mármol es blando y se puede moldear, se usa para revestimientos, esculturas etc. En cambio el granito, al ser mucho más duro, se lo utiliza para pisos, mesas y mesadas.